20 septiembre 2006

La Noche en Blanco 23SEPT Madrid

La noche del 23 de septiembre se celebró en Madrid la Noche en Blanco. Un evento para descubrir la creatividad, las propuestas culturales y espacios poco conocidos de los Madriles. Y esta rana se decidió a trasnochar.

La idea, que ya se ha llevado a cabo en París y Roma, es muy buena. La práctica, como sucede muchas veces, hace que el experimento del laboratorio, fuera de ese ambiente controlado, evolucione por sí mismo.

¿Qué hacer?, ¿esperar innumerables colas, a cual más grande, para entrar en alguna de las propuestas culturales?, ¿quedarme con la impresión de que solo entrando en alguna de ellas podría disfrutar de esta noche?, ¿aprovechar únicamente las opciones que se pudieran ver desde la misma calle?. Hubo, efectivamente, otros aspectos que merecieron la pena ser vistos y que no estaban tan mencionados en el programa cultural.

La calle tomada por miles de personas. Una ciudad hecha pueblo por el espíritu de sus habitantes. La alegría vista en la cara de las personas. Padres llevando a sus hijos a recorrer esta noche, grupos de jóvenes de cuerpo o de espíritu, personas solas y hasta parejas reencontradas se llegaron a ver. Se vio hasta a Julian, el francés cansado de pensar. Y también...


Se vieron ríos de personas, en los que los autobuses parecían piezas de Lego perdidas.




Hubo otros ríos, de luces de coches. Tan numerosas eran que, en lugar de ser las dos de la madrugada, pensarías que eran de la tarde.





La naturaleza se descubrió y tomando forma de ropa, cubrió el cuerpo de una mujer.




Humpty Dumpty cruzó el espejo y volvió a estar sobre un muro, para una vez más dominar las palabras a su antojo y que tuvieran el significado que él quisiera.





Un círculo concéntrico construido con piedras de luz, aunque pequeño, permitió a algunos iniciar un viaje a su interior.




Y también se reveló, para otros, el arte en unos adoquines. Una arquitectura efímera liliputiense, pero presente aquella noche.




Y de lo que aquella noche pudo ser y de lo que aquella noche fue, solo os he contado un poco de lo que una Rana Verde vio. Y vosotros... ¿Cuántas Noches en Blanco habéis tenido y redefinido?.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

DAVID, ERES UN CRACK, CADA DÍA ME FASCINAS MÁS...PSICO

Anónimo dijo...

David, me alegro mucho de haberte visto en Madrid y de haber tomado ese té super-energético!!

viva la noche en blanco!

juanma

Anónimo dijo...

Querido David:
Si La Noche en Blanco la organizaran personas como tú, realmente merecería la pena. Hasta el bodrio municipal que supuso parece interesante visto desde tu perspectiva.
Cada vez tu blog tiene un carácter más poético. ¡Me gusta!
Un abrazo,
el Ra.

F. C. dijo...

si alguien me preguntará: alguien que tu conozcas tiene un blog ? hubiera dicho sin lugar a dudas que eras tu

Cristina dijo...

jo q pedazo de artista estás hecho. un beso y sigue mandandome tus fotos. cris

Juanpa dijo...

Maegovannen.

Desde el primer mensaje que me enviaste con tu blog lo tengo en favoritos, por supuesto, me encanta el articulo de Eclips-Arte, los dos, y el penúltimo del paseo por la hierba, haces que nos deleitemos en las pequeñas cosas que a los ojos de los mortales parecen nímias.